Köln

Que nadie vea en este post ninguna reivindicación. “Maneras de vivir”, dice la canción, no voy a cambiar las cosas de sitio. Pese a lo que he barruntado esta noche antes de partir no quiero emular al protagonista del filme de Pedro Lazaga, ni voy en busca de aquellos reyes magos en los que creyó mi infantilismo…
Me recibe Ángela antes de tomar el avión (¿los aviones…, se toman?, ¡qué pijo!) en la portada del diario El País. Le gusta más la pasta seria de Monti que el flequillo de Berlusconi, aunque aquél pretenda dimitir. Lo digo con doblez.
Exquisitez de compañía aérea. Rentable, muy a la mentalidad germana. ¿No vamos más llenos por que es viernes? ¿Cómo se mide la eficacia en el negocio aéreo? Turbulencias, que si las vives ocasionalmente en el lavabo es lo más estresante de un viaje aéreo. Un ejecutivo con su ordenador ni se entera. Igual que el tipo que ronca a mi lado. Tierno infante demuestra que esto de volar no va con él, poniendo a prueba la paciencia materna… Descenso movido.
Increíblemente espacioso, inmenso y multiusos aeropuerto internacional de Frankfurt. En la panadería de no sé qué sector que da acceso a otro… el profesional de turno prepara la masa con esmero a la vista de una respetuosa cola de usuarios. Café con leche supercremoso. Me he sentido como Landa, pero sin chorizo bajo el brazo.

Photo_D8274485-EDDA-D7E7-C48E-99BF0328481CEn el exterior, todo encapotado y restos de nieve.
Ave a 275 kms. hora, que no deja disfrutar del paisaje ondulado de la campiña teutona. Revisor de nariz aguileña, posiblemente turco.
Localizar el hotel ha sido digno del metraje landista. Es evidente que el idioma crea barrera y si es la primera vez, tu orientación te juega malas pasadas. El río es la clave. Sinuosos y largos pasillos de enlaces. Aunque no debes preocuparte: todo te lleva donde quieres ir. La señalética germana es dura, al inicio. Tampoco es aconsejable el uso del taxi. Puedes encontrar algún chófer desagradable que, como en tu ciudad, no le interesa la carrera ni el importe, pues no le sale a cuenta.
Alojamiento familiar (operan desde los tiempos de la Guerra Fría), tanto que hasta compartes el baño; cama sin vistas, pero conexión wifi. La lámpara de la mesilla de noche no necesita interruptor; con un ligero toque dedocrático se conecta.
A deambular!
La sincronicidad en el transporte público es algo que te llama… ¿Cómo es posible que en un cruce de lo más transitado converjan cuatro líneas de tranvías, un metropolitano (tramo exterior), 2 carriles de bicis, y circulen vehículos en doble sentido que disponen de un ceda si desean girar? ¡Sólo dos semáforos regulan este espacio! Y reprimen a los eléctricos! El concepto de movilidad se extiende desde la escuela con la denominada educación vial. No me extraña que la respetuosidad se lleve desde el tuétano. Ahora me acuerdo del panadero…
Esta vez voy a saltarme la norma que titula este blog. Creo haber venido preparado, varias capas me protegen contra la intemperie. Soy un cebolla.
Hay un tremendo ambiente en los mercadillos de Navidad… Como Santa Llúcia, pero multiplicado por diez… En cada plaza importante crece uno; y se llena. Y comienzan en noviembre, para agilizar las ventas y el ánimo del monedero. Un viento gélido recorre las calles sin socavar la moral del transeúnte. ¿No hay crisis? Pues veo muchedumbres recorrer incansables el pavimento… ¡Dulce navidad y felices compras!
¡Dios, papeleras para las colillas!
Escena típica desde el brucke sobre el Rhien, histórico río europeísta lleno de cultura y saberes desde la época vikinga, que divide la parte vieja y nueva de esta ciudad.

puente1

Comiendo, ¡sorpresa!, un intuitivo camarero del cono sur americano evidencia que mi inglés no debe ser bueno, pues se nota mi acento. Aunque él se vendió como italiano en un restaurante que sí lo es (con sucursal en Mallorca), abarrotado por ser víspera de finde.
La Catedral, Patrimonio de la Humanidad, uno de los pocos edificios que se salvó de la quema bombardera británica en la 2a. Guerra. Im-pre-sio-nante, Jesulín. Y guarra, pues las palomas se ceban. Vino caliente, como manda la tradición. Costumbre arraigadísima entre todos los teutones que se precien. Amigos, vecinos, familiares, toman las plazas para vivir la calle a tope, sin importar la bajada del termómetro. Asimismo, curiosos y penitentes de otros pagos; pocos foráneos, pues el visitante principal es germánico, uniéndose en amalgama de diversa edad y celebrando la ingestión del genuino bratwurst y otras suculencias, entre risas, cantos y gluhwein.
Una mirada al edificio desde su falda, abruma. Es un magnífico ejemplo de la arquitectura gótico-medieval. Para el labrado pétreo en sus fachadas se necesitó un ejército de artesanos, finalizando así una obra majestuosa que comenzó en el año 1247, aunque con un paro laboral de unos 600 años. Gracias, Prusia. Es la principal atracción de la ciudad y vigilan que no lleves la cabeza cubierta al entrar al recinto religioso. Los curas van de rojo.

catedral12Arrecia lluvia y rachea viento. Aquí, la jornada oscurece pronto… Las calles siguen repletas e iluminadas, se respira Bing Crosby a raudales y el zumo de uva de elevada temperatura sigue calentando estómagos. El plan Marshall hace que las melodías dulcifiquen el entorno. Duermo en barrio tranquilo, junto a la vía de Alexander v. Humdbolt… Ja! En una bocacalle, ¡un expendedor de tabaco!
Lo cuco del comedor alberguero invita al desayuno…; aparte, me corresponde. Poca gente. Y para mayor gozada, el día aparece despejado. ¡No me lo puedo creer!
Parada obligada en el Museo Romano-Germánico. Sin parangón. La colección más importante de artesanía de vidrio de la época de la madre de Nerón se da cita ante tus ojos. Lo que intento imaginar es la labor de restauración realizada por los profesionales del ramo. Increíble trabajo. De chinos, con perdón. He visto el busto del emperador Nerva, aquél que subvencionó mojones en la Vía de la Plata hispánica.
El archifotografiado puente de hierro que cruza el Rhien recibe nombre de una dinastía que estuvo a punto de reinar en España y tiene sus barandillas llenas de promesas. Multitud de candados metálicos de diversos tamaños y formas colorean éstas, demostrando el amor que se profesan sus contrayentes. Una moda ritual que se inició en la italiana Roma y que se une a otras ciudades europeas, aunque algunos alcaldes quieren a poner coto a esta espontánea manifestación por afear la estética urbana. ¡Represores!
Llenando el buche oigo conversación que me es familiar. Dos estudiantes de Erasmus, desplazados desde Madrid.
Toca tema judío y visitar unos restos, justo al lado del ayuntamiento. El dinero que hay invertido sólo en la cobertura y protección del espacio arqueológico de lo que fue una antigua sinagoga medieval, merece un capítulo aparte. Menuda inversión. Todavía se rasgan las vestiduras en este país por una cierta culpabilidad con lo hebreo. A la salida de la corporación municipal, una boda de copete… y standing alto. Ella está muy linda.
Cae la tarde, o la noche… Depende… Son las 16.30 hs.
El paseo hacia la Universidad es como irse de excursión al campo… O al campus, pues los aledaños de una de las más antiguas de Europa son extensos, permiten el sosiego y el esparcimiento. Hoy, domingo, todavía más. Me interrumpe el Museo Asiático, fundación privada que, para mi gusto, tiene precio excesivo por un contenido discreto, aunque, sin dudarlo, interesante. Sólo una dinastía con sus posesiones y ajuar. La que precedió al último emperador de Bertollucci. Encantador jardín zen. Me he ensimismado.
Gracias a la gentileza berlinesa conozco a Freddy ( http://www.freddyschilling.de ), socio de hamburguesería notable con precio asequible y ostentosos platos con los que no cumples. Todo ello servido en el sentido más ecológico y natural; ni alcohol facilitan. 15 trabajadores, entre fijos y eventuales para un negocio autónomo abierto cada jornada, del mediodía a la medianoche. Espacio minimista que por el aroma intuyes la calidad del producto. A según qué horas, no dan abasto. Situada en una de las zonas más cosmopolitas, se accede en tranvía, indispensable pulmón en la vida de esta ciudad de casi un millón de almas. Una pareja gay comparte una coca-cola en el exterior, desvirtuando así su pedido sólido.

DSC02637Lluvia fina que no impide el café en otro animado local ( http://www.restaurant-borsalino.de ), donde el Borussia gana, de momento. Gran pantalla de plasma. La camarera es jovencísima y no es italiana, precisamente. Los estudios en la universidad los compagina con un trabajo a tiempo parcial. Sorprende la quietud que se respira en el local pese a la algarabía futbolera televisiva. Me dice Christinne que esto en mi país no sucede; el griterío sería ensordecedor.
Museo de las Culturas del Mundo… Grandilocuente nombre que hace honor al precio, contenido y museización. No tiene desperdicio ni las piezas de arte que alberga ni la distribución de sus salas temáticas, que no finalizas. Santa Madrona es una improvisación. Aquí se nota el poderío, aunque exaltando la etnografía coleccionista alemana, of course.

DSC02663Borussia ha ganado su contienda deportiva, dicen en las noticias.
Puro trámite hoy, aunque lo cotidiano de la vida diaria se asemeja a lo conocido. Sin embargo, demasiada gente transita para ser un día laborable. ¿No trabajan? Muchas bolsas bien agarradas certifican adquisiciones varias. En un punto concreto, junto a la plaza del Teatro, observo que por un mismo carril urbano circulan 2 líneas de tranvías y un bus de 16 mts…! ¿Aprovechan el espacio? No hay paso de cebra pintado para peatones. Los ciclistas tienen derecho en su carril. ¡Y no les cortes el paso…! Para más señas, cercano al Hotel Barceló.
El desayuno ha dejado huella; la atención dispensada, cariñosa diría, de la encargada se merece una recomendación por todo lo alto. Su apretón de manos ha sido enérgico y cálido. Todo atención este servicio.
Amenaza tormenta. Hay que buscar info para llegar a Bonn. Aquí, en una de las zonas comerciales mas largas de la Comunidad Europea no lo sé, pero yo mañana trabajo…

Anuncios

Un comentario en “Köln”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s