Vuelta a la calma.

Amargado. Después de una ducha fría, me pregunto porqué he cogido taxi _ lo expliqué en otro post_. La confusión acontece por despegue de vuelo doméstico en compañía anglosajona apadrinada, pero marginada del hall en el hotel principal. La profesional, creyéndolo habitual se desvía convencida, aunque consultando por emisora, a la terminal B; y yo, convencido de lo contrario, T1. Toma y daca dialéctico acaba con la sentida ofensa al celo competente de la señora, subiendo su tono desmesuradamente y describiéndome como tal, ¡¡¡Me despejo de golpe!!!. Sin imprimir tarjeta de embarque, debo abonar “mordida” ¡al chequear! Al subir a cabina, cámara fotográfica es considerada ¡bulto adicional!, con lo que debo dejar maleta, ¡facturándola, en la bodega! Me pregunto si les sale caro el combustible a estos irlandeses. O las tasas. La ultima vez que estuve en la isla hubo tormentas… y anoche no fue menos. Los desplazamientos low…al final, salen con otros precios. Letra demasiado pequeña. Cabo Formentor nos abre sus brazos.

Photo_C480FA54-4B78-0734-2848-992F46984345Me confunden con ciudadano alemán en Son Sant Joan. Piropo compensa… Debe ser por la camisa, barata; los pantalones son chinos.
Plaza Santa Eulália, hoy musicada al son del acordeón. La claridad del día se ve ensombrecida por el zumbido de los medios aéreos que combaten en Andratx. La luna intenta maquillar, la brisa y la sequedad ambiental no ceden.
Los Baños Árabes merecen un reconocimiento por su conservación y cuidado. El espacio, tanto el exterior, presidido por limoneros, como el propio recinto, predisponen al equilibrio y el sosiego. Tiene un punto zen. Una biblioteca-jardín al aire libre, diría, con aroma a cítrico. Pocos transeúntes.
Hora de papear. Sumergirse en una empanada vegetal no me parece mala idea, y más en un intrincado rincón como éste, que localizo callejeando. El local se llama Santa y, como proclama su slogan: “abrieron de milagro”…

Hoy puedo moverme con más soltura, aunque la noche no ha dejado respiro. Hostal donde descanso mis huesos tiene un alto índice de germanía, de amplio espectro estudiantil, con lo que el trasnoche se garantiza por culpa de la amplitud en la edad de los participantes, conciliando a ráfagas. Para ellos, la insularidad es exotismo, desapego; y efervescencia. Comprensible, recuerdo su práctica en la isla de abajo, años ha.

El calcáreo de los muros que protegen las extensas y delimitadas “possesions”, fincas mallorquinas para entendernos, son excelsamente luminosos. No me canso de asombrarme del matiz pétreo cuando recorres los caminos secundarios de esta porción de tierra, a la búsqueda de los habitantes más neolíticos que existieron. Ocres, marrones, contrastan con el cielo azul y los verdes del algarrobo, olivo, higuera o almendro. El satélite sigue en su decreciente. Las ovejas, diseminadas por los campos, se protegen debajo de cualquier espesura que cobije su agobio estival.

Encuentro el yacimiento de Tomeu, (HTTP://talaiotcanjordi.blogspot.com.es) a comienzos de intervención. Todo por hacer. Creo que tendrá que incidir más en una campaña publicitaria que en otra cosa. Cierta pobreza visual y estética no lo hacen atractivo a posibles visitas, en contraste con Capcorb Vell, de las mismas características, pero con distinta accesibilidad. Éste, más extenso, se ha sabido vender mejor.

Imagen

El calor empieza a hacer su agosto. Una breve ingesta me amodorra en la plaza del pueblo de Miquel, hoy practicando con dos ruedas al norte. No hay gentío en Felanitx a estas horas y el silencio invita a hojear datos. Me interrumpe John, irlandés afincado, y su pareja belga. Ambos son del gremio de la comunicación audio. Digo yo que mi cámara llama la atención encima de la mesa y atrae, vinculando una charla a tres bandas. Intercambio de opiniones fructífero y espontáneo. Acabamos hablando de independencias futuras. Flandes incluida.
Son Fornes respira entusiasmo, pese a lo reducido del espacio en su antiguo molino, que hace de vigía. Protagonista de la exhibición más cuidadosa sobre la cultura talayótica de las islas. Un centro interpretativo aprovechado para difundir que los antiguos baleares ya planteaban la diferenciación social como objetivo a medio plazo en sus vidas. ¿Tenían conciencia de futuro?

Ruth, tan festiva como siempre, se le nota otra cara después de su periplo mundial (HTTP://rutintheworld.blogspot.com.es) No me esperaba. Arropada por dos buenos amigos, ha aposentado sus reales en territorio familiar hasta que decida otra cosa. Digo yo que la inquietud mueve montañas y es culo de mal asiento. Aunque los contextos cambiarán, espero que a su favor, la he visto con las ideas un poco más claras… Su experiencia decidirá el próximo paso. Apuesta claramente por la sostenibilidad como eje conceptual en lo vital del ser humano. Ella misma es un ejemplo de lo que se denomina permacultura en este ámbito. El patio de su casa, convertido en huerto, es particular. Y todo fe.

Tomeu es un romántico enfrascado en proyecto de apertura cultural de carácter histórico. Los restos arqueológicos que posee en su finca, heredada de sus ancestros, se resisten a salir a la palestra. Ellos han demostrado la belicosidad de los honderos baleáricos, mercenarios, a su vez, con cartagineses y romanos. Comprendo el porqué del abandono, la desidia, el estado del emplazamiento. Me lo comenta a pie del monumento. Obedece a una falta de entendimiento entre la vecindad que comparte el vestigio, y la falta de liquido para continuar su prospección y museizacion del conjunto. Se lentiza cualquier empuje. Y eso que él no es especialista en estos temas. Pero le puede la ilusión. Un canicular ambiente sahariano nos rodea mientras paseamos por el mercadillo de esta villa del sureste. Urgencia de cerveza fría.

Continúo relato en lo que fueron unas antiguas instalaciones militares. Cab Blanc es un chill-out sublime. Ahora parque natural protegido. ¿Y cuando se ponga el sol?… Joana, que dirige el chiringuito, le da a lo imaginativo para atraer al cliente. El típico butifarrò mallorquín, está delicioso. Y, naturalmente, con tomate, directo del huerto.

Photo_EBEE2C99-08FA-9054-06AB-C7408989FF0A

Con el archipiélago de Cabrera al horizonte, las chicharras se quejan. La brisa marina ayuda a contrarrestar esas protestas. Un paseo por los acantilados te empapa de inmensidad. Mediterráneamente.

Pedro (http://www.dive1.net) viene a buscarme puntualmente. Su tremenda humanidad no esconde, hoy, su onomástica. Nos desplazamos a Tolleric para tomar contacto con el resto del equipo: dos ingleses, un alemán y Frank, guía de las profundidades. Se ríen cuando elijo un integral. “Pasarás calor”, dicen. Y tienen razón. Todos se enfundan un shorti; conocen el percal. Agua a 26… Cercano a Porto Pi hay una serie de cuevas. Curiosas, entrar y salir. Sinuosas, muy pobladas vegetalmente, de orografía caprichosa. Frank sabe como obrar. Pedro no se me despega. Le he explicado mi intención de reciclar mis aptitudes. Por nada 14 metros. Vamos todos juntos sin problemas. Noto la presión en la máscara. Sin darnos cuenta, aparecemos en zona crítica: playa limítrofe con el ¡Palacio de Marivent! Espero que no aparezca una patrulla y nos pidan la identificación, ¡…bajo el agua…! Frank, con sorna, dice que nos pueden tomar ¡por terroristas…! La playa… ¡es nudista!
Salimos para retornar en furgo y encontramos un dispositivo policial. Se enrollan; el sargento también se sumerge. Dice que no se ven “dentones” (barracudas) hace tiempo. Se nota la Familia Real en casa. Necesito líquido y una ensalada.

Valldemossa es un remanso bucólico. No me extraña que personajes ilustres buscaran este rincón ( y otros, obligados). Ubicado en lo alto de la convergencia de 4 valles, lo circundan bancales y cultivos por doquier. Recreación ocular ante tanto verde, mezclando palmerales y mansiones señoriales. Basilio dice que es un pueblo especial. Peatonalizado, claro. Atestado de visitantes, calles empedradas, algo de chic romántico atraería al actor Michael Douglas, dándole trascendencia internacional. Fue don Ramón hace tiempo, siguió el archiduque viajero_que volvió para asentarse_, y dando el espaldarazo final, una rebelde adelantada a su tiempo, de nombre George para disimular. Lo de menos son las melodías del músico, un añadido. El ego no les dejó aprovechar un tiempo en el espacio asignado por los monjes cartujanos. Al final, toda historia presumiblemente romántica tiene su parte edulcorada, haciéndola menos firme. Tampoco encuentro el oro de Rubén…; quizás se han sobredimensionado los mitos de esta época.

El retorcido trazado hasta el puerto de Valldemossa es provocador. Antes he conocido a Joan, recogiendo unas cebollas inmensas, cosechadas por su buena mano. Me explica la historia de la “Pujada dels Moros”(Subida de los moros), muro que todavía conserva reminiscencias de la cruzada cristiana en esta parte de la isla.

Imagen

Menos mal del pequeño utilitario, pues se estrechan tramos muy difíciles. Encantador. Literalmente, desembocas en una ensenada acogedora con casas de pescadores, transformadas en privadas por el arte del urbanismo más depredador. En el 2005, sólo dos personas afiliadas a la Seguridad Social. Mucho castellano se escucha. Espectacular caida del astro.

Leo en el diario (HTTP://www.diariodemallorca.es) que la isla está en el top 10 de las mejores del mundo. Es la favorita de los europeos. Por eso me he tomado unas horas de más en la cama; guiris habilitados por las bien intencionadas publicidades que se ofrecen, llevan toda esta noche de juerga. Lourdes Durán tiene razón (“A cualquier precio, no”. Palma a la vista, del mismo diario). Un “estúpido” velo correré. Comienza a ser agotador interrupciones de sueño por la diversión de otros.

A Génova, barrio de Palma, que alberga cuevas no tan visitadas, después de una meditación horizontal.

Imagen

Las más profundas, igualmente de increíble subsuelo. Hay mucha paciencia en la actividad geológica de esta cavidad, disimulada detrás de un restaurante, propietario del espacio. Se llega en bus.

Portals Vells es otra cueva histórica. Jaime I, hasta que no lo tuvo claro, no inició la invasión desde este punto. Es laberíntica y congregó las huestes cristianas que dejaron huella en los relieves que todavía perduran en las paredes. Un grupo de jóvenes rusos se inmortaliza digitalmente. Pero, ¿saben de qué va o es simple ¡ohhh!?

Un tentempié me devuelve a Cab Blanc. Me espera la Vía Láctea. Creo que enfocando hacia África sólo plasmaré estrellas.

Caí rendido anoche. El límpio fimamento. Y la constelación del Escorpio. ¿Casualidad? Pero un irresponsable teutón me chafa la guitarra. Algunos no llevan bien unos litros de más.

Se inaugura un nuevo yacimiento, a bombo y platillo televisivo, con una didáctica monumental fina y recorrido muy consecuentemente señalizado. Taller para todos; papás y mamás participan con sus hijos en este día. Buena excusa para conocer Portocolom, villa con referencias al navegante… ¿Se apropiarán de su origen sus habitantes? Indolentes… La gente está por lo inmediato. El turismo masivo ni llega. Un encanto el barrio de la Iglesia.

Hago un alto en Santanyi. Abarrotada plaza del ayuntamiento. Continúa el mercadillo. Una frutera de ochenta y pico vende sus productos con presteza. Encorvada, se le nota una vitalidad y fuerza increíble. Hoy estamos a 38… Yolanda y Josep han decidido cambiar la insularidad por la península, relajándose de los problemas que afectan a su sector educativo, aquí haciendo estragos. Volverán para las fiestas…

Café con mucho hielo, por favor. He visto la cara del germánico.

Ultimas notas a pie de playa. Balcón con vistas. Descenso del mercurio; menos mal. Momentos que clarifican futuros. Como este bar…, ¿ninguno?

Color turquesa en el mar y estridencias cromáticas de los bañadores. No me hace falta ningún Caribe. Gente que pasea para ver y ser vista. En eso consiste la transitabilidad. Calma chicha.

Estoy dentro. Otra compañía no ha puesto objeción alguna a los bultos que me acompañan. Bric de zumo incluido. Pensaba que me iban a dejar sin sobrasada.

Photo_1F8609AF-B143-E85D-9F2A-310EE641A25E

Anuncios

Un comentario en “Vuelta a la calma.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s