Es tiempo de…

DSC02281

vampirismo… Trasnochados que se creen ocurrentes, soliloquios con un punto de amargura, falta de cordialidades, pésimas contradicciones respecto a unos, ausencias de concretud sobre el yo, extensión de la falsedad, enrroques que no disimulan miedos, pésima picaresca fuera de época, pobres ridículos, supuestas honestidades, rabias al entorno inmediato, sumisas pornografias, perfidias, malos pensamientos no conjugados, disecciones mal llevadas, absorción de energía, lejanos cariños, sonrisas de naúfragos.

¿Ternuras…?

La vida es un juego en el que todos participamos sin poder evitarlo. Los errores están implícitos en ella. Formamos parte de estos y sólo cuando reconozcamos que somos integrantes sentiremos que nada es importante por que todo es relativo. La soberbia nos despedaza, jugando con los sentimientos de la gente sin sopesar el efecto que puede causar, lo dañino que puede llegar a ser el manipularlos.

Objetos y recuerdos se agolpan en un hogar que cobija restos de una vida para llegar a la conclusión de que un soplo puede acabar con todo, incluyendo aquello que ni siquiera alcanzas comprender, pero que está presente como símbolo. La búsqueda de trascendencia, la permanencia que pretendemos en el tiempo y en el espacio, es una ilusión vaga que nos contagian otros que no son ese yo, verdadero destinatario de la simpleza realmente necesaria para el respiro vital.

http://www.radical.es/historico/informacion.php?iinfo=16890

Anuncios