Por favor, ya basta…

WP_001614-002

El indicativo que ostento obedece, creo, a que, cuando era niño, devoraba lecturas e ilustraciones de unos cuantos profesionales (¿estaban bien pagados…?).

Me hicieron soñar. Vivía dentro del mensaje, de la viñeta. Me transmitieron el tono y el sentimiento del personaje. Me incitaron a la migración, al desplazamiento, al desarrollo de la curiosidad, al saber qué hay más allá de mis analfabetas narices. La provocación que ejercían en lo que comunicaban era un permanente descubrimiento. Más tarde, familiares ayudaron a consolidar esta afición como parte de mi ADN, con lo que no tendré dudas cuál es lo que llevo primero a una isla desierta.

Pero no podemos obviar que la intolerancia se esconde bajo formas muy sutiles. Y me viene a la mente una frase, dada una maravillosa coincidencia: el disfrute de “Interstellar” (2014) hace pocos días y una afirmación clave. En un momento dado, el padre del protagonista exclama: “No te fies de las cosas correctas que se hacen por la razón equivocada. El porqué es la base…”

Tan radicales son unos como otros. Unos, porque utilizan la fuerza inconsciente, sin razón. Otros, porque utilizan la razón de una supuesta supremacía. El territorio y la hipocresía dan qué pensar desde hace siglos.

Siempre me negaré a la desaparición de las personas sin mediar un diálogo. Porque sin éste, desaparecemos todos. Y entonces no habrán razones que valgan. La barbarie se instalará a sus anchas y no existirán lápices con los que hacer soñar ni ilustraciones por las vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s