¿Siberia?

panoramio

Siempre sucede con impronta y espontánea ocurrencia. Cuando el fenómeno nos apabulla, no sabemos cómo reaccionar. Recupero texto que puse en circulación hace tiempo (http://textosyrollos.blogspot.com.es/2010/03/inclementes.html), puesto que la causa era previsible, no así los efectos, cuyas quejas se repiten hasta la saciedad.

Los órganos que velan por nuestra integridad nos inculcan, sutilmente, la individualización de la responsabilidad…

No aprendemos.

Pero puedo atestiguar que hay personas que son felices, igualmente caiga lo que caiga. Y reconozco que me gustaría contagiarme del idilio y la belleza. La escena debo agradecerla a unas amistades en el centro del territorio.

altAvHvHvPdpvF8bMlooKJauoiZkWXPo-rtdX8srzHjbFml

Alrededores de la ciudad de Cuenca, ayer mismo. Al fondo, la Hoz del río Júcar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s