Cherish…

En ocasiones, la mayoría de las veces, no queremos, no amamos, como deberíamos hacerlo, o como se ha establecido que debemos amar… Nadie nace con el verbo aprendido para ejercer, nadie tiene una llave con la que abrir una puerta de sabiduría en esa fase de la vida en la que te conoces más profundamente… Todo es exploración, averiguar, introspectar unas sensaciones, anhelos y correspondencias. Te imprimen unas normas, unos protocolos, para que tu actuación e identidad sea la adecuada, sobrada. Nos educan en unos ideales, mantenemos unos patrones y somos lo que heredamos…Porque al otro lado existe una persona que espera un comportamiento afín a lo correcto, lo coherente…

Ese ser tampoco dispone del saber; está tan indefenso como tú. No tiene las herramientas adecuadas y desea que comprendan su ignorancia, su no estar a la altura. La circunstancia así lo demanda… Por ello, pese a todas las equivocaciones, todos los fracasos, todos los deslices, debemos sentirnos bien. Por unos y por otros… No hay culpables ni vencidos. Sólo humanos. La espontaneidad es varita mágica para el cariño y el compromiso. Del resto no debemos preocuparnos. Viene por sí mismo. Lo malo es el materialismo que enfoca nuestras vidas… Es lo que nos hace errar…

Aunque sin fallos no hay corrección…

Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela (2005).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s