Wwoofer

wp_20160904_12_36_15_pro

El calor se deja sentir al descender de la unidad ferroviaria. En la comarca del Montsià, famosa por sus arrozales y marismas, las previsiones meteorológicas dejan constancia de su acierto. Menuda semana de introducción al mundo del wwoofering, esa fórmula de economía colaborativa que comparte alojamiento y manutención a cambio de trabajo en granjas. Éstas deben tener un claro criterio de sostenibilidad medioambiental y autenticidad en su producción. Al menos, la inmersión en el terreno es festiva. Mi llegada a Ulldecona coincide con la postrera jornada local ( http://www.turismeulldecona.com/es/fiestas-de-ulldecona/ ).

Las fiestas patronales tienen su lógica exhibición castellera y todo el simbolismo identitário que contempla un acontecimiento de este calibre. Aprovecho un tiempo para el deambule; todos los lugareños se apiñan en el casco viejo para la celebración. Urbe de calles estrechas, casas bajas, ambiente muy ruralizado… Linealidad en los itinerarios. ¿Urbanismo caprichoso o diseño pragmático ?

WP_20160904_13_04_35_Pro.jpg

Naranjos, oliveras y algarrobos se me unen en el desplazamiento hacia el albergue de la Ermita de la Pietat (http://www.ermitadelapietat.cat/), primer punto donde pernoctar, distando unos pocos kilómetros de esta localidad. Extenuante ascensión final.

Instalación religiosa ubicada a media montaña, disfruta de un paisajismo excelso, combinando visitas guiadas a las joyas del Arte Rupestre de la zona y liturgias en su espacio secular neogótico. Curiosa edificación. Comparte _se diría que se incrusta_ sus paredes con el roquedo de esta sierra de Godall,  una mole de terreno escarpado y agreste, siempre renombrado por peregrinos y deportistas escaladores. Hoy mantiene su sequedad ambiental por la hora que corresponde al mediodía.

wp_20160904_17_45_07_pro

En el patio principal donde se recibe al visitante, preparativos de colofón final con actuación festivalera y, supongo, lógica nocturnidad. Otros usos para la instalación y la sufrida estivalidad.

A la hora convenida, los protagonistas, Calavera,s Jones, dúo que reinterpreta las figuras mas destacadas de la canción popular, prodigan sus habilidades con entusiasmo a un nutrido grupo de seguidores, vecinos, noctámbulos, visitantes, arropándoles éstos con fervor catárquico. Les dura hasta las cuatro de la madrugada… Imposible conciliar.

WP_20160904_21_29_43_Pro.jpg

Me pongo en camino hacia la granja, en orientación opuesta. Dejo atrás la altitud y desciendo hacia una mañana ya bochornosa sobre la tercia. Ni un desayuno. Un lunes es igual en cualquier conjunto urbano, todo el mundo se afana en sus quehaceres. Enfilo camino vecinal salpicado de naranjos. Diversas fincas ocupan ambos lados de la pista, no en buen estado, precisamente. Elocuente cartel que indica desvío. JuanMa, anfitrión, habla por teléfono entre una maraña de árboles frutales, olivos y plantas ornamentales. Su sonrisa te invita a entrar, aunque la conversación le entretiene. Enseguida aparece Magda, compañera de éste; se sorprende del uso que hago con mis dos ruedas, y si he logrado localizar El Moli. Google es infalible…, le digo.

WP_20160905_12_45_06_Pro.jpg

Espléndida casa rural, muy personalista, equilibrada y bien distribuida, la cruza una acequia que la provee de lo principal en este universo. Justo a la hora del almuerzo ( ¿? ), aparecen dos jóvenes féminas germanas y un escocés de Edimburgo. Todo en inglés. ¿Recordaré? Lo intento. Antes, me han aposentado en el piso superior. Tengo una tarea doméstica con la que comenzar: instalarme lámpara en habitación asignada, pues no hay luz. Después iniciaremos poda en los olivos, que dirige Gary. Aprieta el lorenzo durante toda la tarea. Finalizamos con una visita a la alberca para refrescarnos. Agua que procede del canal, sutilmente fría pero soportable.
No tengo mucha hambre, habida cuenta del anterior ingesta con sopa de pepino, queso y té. Pero no voy a hacer un feo y comparto compañía y arroz integral con lentejas al curry. Exquisitez de Magda. Los horarios de la comida en los respectivos países es un buen motivo para la sobremesa; eso de ingerir pronto el plato no va con el localismo imperante. Quizás vaya bien acostumbrarse ( http://www.lavanguardia.com/vivo/20160904/4186437622/cenar-siete.html  ), aunque la calor marcara ritmos estomacales. Por lo menos, es mi caso.

Caída del sol plácida, típica y tópica que se espera de cualquiera que practique el tempus fugit campestre y su solaz esparcimiento. Quietud; gatas merodeando por el jardín, y el gallo y su banda de semejantes picoteando en los sembrados. Mollison ( http://www.tierramor.org/Articulos/mollison.htm ), maestro de la Permacultura, proponía en sus textos sectorizar funciones y espacios, de modo que se integren todos los seres vivos que conviven en este ruralizado rincón. Empiezo a tener una visión de conjunto, funcionalmente hablando, de este microcosmos, cuyo silencio sólo es roto por los bípedos alados que se oportunan en llamarse a todas horas y no sólo cuando sale el sol, como estamos acostumbrados.

Me he dado otro baño en la alberca…
Un poco más tarde saboreo la noche y su conjunto estrellado. El ocaso dicta sus minutos y los matices del color se siluetean contra las ramas del olivo… Veo el triángulo de verano, Marte y Saturno compartiendo con Antares un perfecto dibujo hacia el sur. Aparece la Osa Mayor…, y todos los gatos en busca de cariños.

WP_20160905_20_32_41_Pro.jpg

Desayunamos en silencio… Creo que a los componentes de esta unidad wwoofer les faltan horas… Ni los autóctonos nos atrevemos a decir ni mu…
Esta mañana las gallinas han sido objeto de cuidados expertos. Un corral bien dispuesto ha sido depositario de restos, sobras, de nuestros platos del día anterior, que de otra forma hubieran ido a parar al depósito de lo orgánico. Se les mezcla con grano especial y puedo testificar que es un manjar para estas aves. Se les limpian los comederos y se deja todo bien dispuesto para otra ronda. A las gracias por la atención recibida, alguna ponedora nos ha obsequiado con tres suculencias proteicas… Seguro que el maestro Fukuoka aprobaría el gesto, viendo emplazamiento y equilibrio biosocial en este punto de la granja. Son las ocho y media de otra, calurosa intuyo, jornada.
Gary y yo ayudaremos a JuanMa a encofrar un suelo para un sótano-almacén, espacio que debe quedar lo mas limpio y fresco posible para componer una nevera sin gasto. Productos como vino y aceites, mermeladas de elaboración propia, etc., en la parte más abrigada de la casa.
El mortero y yo nos hemos hecho amigos. Una hormigonera, gastada por el intenso uso, realiza las mezclas con la autoridad que da la conexión a un generador autónomo, elemento que provee de autosuficiencia en estos enclaves. Con los consejos de JuanMa y el buen hacer de Gary podría tener trabajo de manobra en alguna constructora. El colorante rojo esta dejando un suelo muy decente. Pero es agotadora la tarea, con estas temperaturas… Un problema añadido: la distancia entre el sótano y los talleres. Suerte de un carretón que nos ha auxiliado con su rueda y nuestros brazos. La acuaticidad en la alberca liberará la tensión muscular.

Ni se nota el agua fría.

Acaba de abrirse una flor de loto en la charca, adyacente al pequeño huerto. Cercana, una rana toma el sol a pocos centímetros. Inmutable.

Se me han agrietado las manos…

Ni una palabra. Desayunando es el único momento donde cada cual sigue con sus pensamientos e idioma. Algún bostezo enriquece el momento.

A Gary y a mí nos toca foguearnos con el compost. Hay que trasladar el recipiente que alberga desechos unos pocos metros más allá de donde se ubicaba, pues hay que ventilar sectores. De paso, me entero de la afición futbolera de mi compadre. Seguidor del Celtic Glasgow desde pequeñito, aprovechará esta visita para ver a su equipo en el Camp Nou de Barcelona… La Champions paraliza cualquier tarea agroecológica.

WP_20160909_08_20_00_Pro.jpg

Vamos a construir un puente sobre el canal… JuanMa considera que la accesibilidad de una parte del espacio para huéspedes debe tener un cierto estilo. Aprovechamos que no circula agua para ejercer de maestros y aplicar el “secreto del gótico”, como lo he llamado, en un espacio de tres por tres, con una anchura de dos. Histórica y arquitectónicamente ya se sabe lo que es el arco de medio punto. La única controversia entre los tres hombres del equipo ha sido elegir la canción destinada a esta tarea… No sabemos si el tema de Simon and Garfunkel es el apropiado o aquello que silbaron ciertos prisioneros de guerra en una película de la 2a. Guerra (https://m.youtube.com/watch?v=QoJtqF7zhy8). Aunque falta configurar acabados, digno queda. El cemento rápido hace maravillas.
La totalidad del equipo, esta vez, destina sus esfuerzos en la recolección y siembra posterior en un campo de bulbosas. La canalización del riego la dirige nuestro escocés, no en vano agrónomo. Las chicas y yo le daremos a la azada. Las simientes se depositarán cuando la luna sea propicia, pues ahora está creciendo. Sabidurías ancestrales.

Aparecen mis primeras ampollas.

Desayuno poco participativo; el ánimo está decaído a las 7.30 horas. Aparte, cada uno tiene un despeje matinero diferente. Pero hay algo ha despertado en las chicas: el gusto por el pan con aceite y ajo, nada más comenzar. Supongo que me observaron ayer.

No es un día luminoso que digamos. JuanMa ha rejuvenecido un tanto con su afeitado.

Cuatro hoyos tenemos que cavar, pues hay que tensar los arbustos del kiwi, soportados por barras unidas por hilos para facilitar la extensión del ramaje. El peso del mismo acabaría por provocar la caída de la instalación, de una distancia considerable. Y hay que compensarlo con fijadores anclados en suelo cultivable. Un suelo que recorren los conejos, dice Magda, plaga este año. Gary y yo preparamos cemento con la maquinaria  habitual.

Tengo las manos ásperas, señal inequívoca del manejo con el polvo milagroso.
Después de colocar anclajes y dirigir regadíos, nos dedicamos al clásico break, un descanso que hacemos a media jornada. Tanto Maja como Kim siguen con la afición a la torrada con ajo… No sé dónde colocan tanta ingesta, aparte de hablar. Su juventud les hace ser curiosas, abiertas. Jan, otro wwoofer que habitó la casa pasará a saludarnos. Nos espera una fideuà para comer. Por suerte, la jornada no es agobiante y las temperaturas permiten sosiego en las tareas.

WP_20160908_13_14_20_Pro.jpg

La comida de hoy reviste honores por el invitado… Estuvo trabajando hace un mes en esta instalación. Francés con pareja española, es la atracción del momento, pues se le recuerda con cariño. Es un chorro ininterrumpido de comentarios, convirtiendo la sobremesa en un festival. Todos intervenimos sin reparo, mezclando idiomas y haciendo distendida aquella. Coches representativos por geografías, su importancia identitaria, la política actual; vicisitudes de cada uno en el momento actual regadas con vino de Cévennes y añadiendo un poco de lingüística y jerga de lo propio en el territorio… Nuestras expresiones mas arraigadas y características, vamos. La Alemania profunda ha tomado nota.

Me quedo en el sofá con compañía. No se atreve a relacionarse, muy tímida, busca mimos. Adoptada, debe haber sufrido mucho… Su piel observa el paso del estrés en su corta vida.

WP_20160908_15_16_29_Pro.jpg

Me escapo al pueblo para buscar información. Quiero ver cómo se las ingeniaban nuestros ancestros a la hora de representar su riqueza mental (  http://www.mac.cat/esl/Rutas/Ruta-del-Arte-Rupestre/Centro-de-Interpretacion-de-Arte-Rupestre-Abrics-de-l-Ermita). De paso, Kim me pide que le envíe una carta a Hamburgo. En la oficina de Turismo me explican lo que necesito saber. Veo discordancia en cuanto a horario y programa… Tomaré la iniciativa por mi cuenta… Se pueden visitar, asimismo, los Olivos Milenarios por otra senda. De paso, haré una propuesta al resto del grupo.

Esta mañana la provocación ha venido por la camiseta estridente que luce nuestro escocés. A medida que se acerca el encuentro futbolístico va subiendo su animo. Nos ha ayudado a despertarnos… Anoche, antes de buscar el sueño, Magda nos mostró, sin nostalgia, una serie de fotografías de la casa, cuya cronología muestra desde que fue construida. Fueron tres millones de las antiguas pesetas. Menudo cambio. Amigos y familiares contribuyeron a la puesta en marcha de este espacio.

Seguimos con la poda en el olivar. Increíble lo retorcido de sus ramajes, la composición, durabilidad. Dicen por aquí que su madera destroza maquinaria sin contemplaciones. Hay que saber dónde cortar y qué… Visitando el corral, acercándonos a sus moradores, vemos lo impresionantes que crecen. Después me entero que uno de los ejemplares servirá en justa gastronomía. Hoy es el último día de trabajo semanal… No tenía ni idea.

Retorno de hacer una visita a los Olivos Milenarios… Con unas breves explicaciones de JuanMa, he recorrido en bicicleta unos kilómetros para llegar a un espacio del que opino como surrealista, místico; últimamente visitado como atractivo local, genuino. Extenso olivar que concentra ejemplares originarios de la época romana, aunque fueron los fenicios quienes lo introdujeron, modelandolos desde el original acebuche, principal espécimen.
Me he perdido en la inmensidad de ese bosque, por otra parte muy bien cuidado y respetado. Sus frutos todavía rinden dividendos.

WP_20160909_18_47_51_Pro.jpg

Un envite cervecero desemboca en una cena suculenta. La inventiva culinaria de JuanMa tiene estos detalles, pues quiere compartir unas caballas al fuego que no pueden tener desperdicio. Las chicas ya han tomado su ingesta; aparte, no les va el pescado, realizando aquella en una hora más temprana.
Nuestro escocés es un parlanchín de cuidado. Intercambio de ideas y proyectos para los próximos días. Bajará hacia el sur… Es cierto, no pillo acento y me cuesta traducir. Madga comanda la conversación con soltura. Vienen a compartir mesa las teutonas, animándose el cotarro, pues su dominio y pronunciación del inglés es similar al mío. Ese es el quid de la charla: diferentes acentos, jergas y modos de expresión que tenemos cada uno en su comunidad más cercana… No conocían el dialecto castúo cercano al castellano, que no español, Gary, le corrijo. La España profunda se escandalizaria.

WP_20160909_22_36_12_Pro.jpg

Está claro el cosmopolitismo de las grandes aglomeraciones urbanas, no así en pequeñas urbes donde es más fácil mantener tradiciones. Aplicando a esto último, urge el consabido tema de la tauromaquia…, costumbre con matices en el sur de esta comarca y divergencias entre todos. El fútbol también acapara el interés de la soirée. Gary expone las particularidades del regionalismo gaélico, pues en Escocia, el deporte rey es una religión… ¿Cómo en Argentina? Sin embargo, el dinero lo hace todo… Igual que en el toreo…

Algunos hemos decidido irnos a dormir. Mañana habrá que atender otros temas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s